La economía conductual, premiada con los premios Nobel

La actual crisis sanitaria ha generado consecuencias económicas evidentes: la consolidación del teletrabajo, la venta a distancia, la reducción del uso del dinero físico, la disminución de la movilidad, la modificación de los precios de locales comerciales y oficinas, etc. Podríamos decir que la crisis del Covid 19 ha producido cambios sobre la economía mundial, equiparables a la introducción de la letra de cambio, la invención de la sociedad anónima de responsabilidad limitada, o la propia revolución industrial.


Los premios Nobel de Economía se han ocupado, en general de analizar los fundamentos de la economía clásica, que se ha basado en demostrar que las motivaciones del homo economicus, al buscar su interés particular, benefician al conjunto de la sociedad. Sin embargo, lo que han venido a poner de relieve los nuevos economistas psicólogos son consideraciones de tipo moral, y la importancia de los sentimientos de amor, de odio, solidaridad o justicia en unos colectivos pretendidamente egoístas y mercantilizados.

Daniel Kahneman (2002), Vernon Smith (2002), o Richard Thaler (2017), los tres psicólogos premiados con el Nobel de Economía, nos alertan, por ejemplo, de las consecuencias que el confinamiento está teniendo sobre el equilibrio mental de las personas, planteando un nuevo paradigma frente al individualismo, que revaloriza la defensa de valores sociales, de formas de vida directamente relacionadas con la colaboración entre individuos, y la necesidad de un sector público potente, capaz de organizar una respuesta eficiente a los desafíos inesperados como el de la actual pandemia.

Digamos que, frente a la ley de la oferta y la demanda, la clarividencia de la mano invisible y la eficiencia de los mercados libres, se deben incorporar factores relativos a la desigualdad, la justicia, la solidaridad y la cooperación, de tal manera que el objetivo de la economía no sea tanto la obtención de mayores riquezas, como conseguir el máximo de felicidad.

Las semblanzas de estos Nobel, así como un resumen de sus aportaciones, los he tratado de reflejar en Una corona de laurel naranja, el libro en el que he reunido las aportaciones de los 81 premios Nobel de Economía que lo han obtenido en los primeros 50 años de su existencia.

Comments

Popular posts from this blog

¿Compensa incumplir el contrato de suministro de vacunas del Covid-19?

Expansión sobre 'Una corona de laurel naranja': "Un manual muy útil, ameno y comprensible para todos"