Dos mujeres Nobel de Economía: Elinor Oström (2009) y Esther Duflo (2019)

40 años tardaron en conceder un Premio Nobel de Economía a una mujer. La primera en recibirlo fue Elinor Oström en 2009, por su análisis de la gobernanza económica, especialmente los bienes comunes, esos que no son de nadie pero que nos pertenecen a todos. Para Oström lo importante no es tanto la propiedad como la administración de los bienes comunes, tanto los recursos naturales del planeta como el espacio digital o radioeléctrico.

Indiana University

 
Comentar las aportaciones de esta insigne economista es mi contribución al 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer. 

En su alegato en favor de la conservación de nuestro planeta, reparte censuras en contra de las dos soluciones tradicionales que se proponen para resolver el problema: Su privatización, para que haya unos propietarios que velen por estos bienes, o su nacionalización, para que sea el sector público el que evite los abusos de los particulares. 

Pues bien, Oström descalifica ambas alternativas. El interés de estos últimos consistiría en explotar al máximo y cuanto antes los recursos, tratando de evadirse de reparar los daños colaterales, esquilmando el patrimonio, y dejando la contaminación para que la soporten los demás. 
En cuanto al político o el funcionario de turno, su horizonte temporal más lejano coincide con las próximas elecciones o con su posible ascenso o traslado, sin que en sus motivaciones entren en primer lugar ni la conservación de la naturaleza ni otros baremos de difícil valoración.

Oström destaca que lo importante no es tanto la propiedad como la administración de estos bienes comunes, para lo que establece una amplia serie de recomendaciones. En su análisis estudia numerosos casos, y contempla tanto el éxito de los kibutz israelíes, como el fracaso de los koljoses soviéticos, dedicando una mención especial a nuestro valenciano Tribunal de las Aguas. 

En el libro Una Corona de Laurel Naranja, he recogido las semblanzas de los primeros 81 galardonados con el premio Nobel de Economía, y concretamente, en el relativo a Elinor Oström, se relatan las razones de desastres ecológicos tan emblemáticos como los relativos a la Isla de Pascua, el fracaso de la colonización de la Amazonía, y la desertización de la vieja Mesopotamia, considerada en otro tiempo el paraíso terrenal. 

Hemos tenido que esperar hasta 2019 para conocer a la segunda mujer en recibir un Premio Nobel de Economía, Esther Duflo. En esta ocasión se la reconoció por la auditoría sobre el destino de los fondos para ayudas a los países en desarrollo.

Ojalá no tengamos que esperar al 2029 para conocer a la tercera mujer en recibir un Premio Nobel de Economía. 

Comments

Popular posts from this blog

La economía conductual, premiada con los premios Nobel

¿Compensa incumplir el contrato de suministro de vacunas del Covid-19?

Expansión sobre 'Una corona de laurel naranja': "Un manual muy útil, ameno y comprensible para todos"